domingo, 12 de noviembre de 2017

No quiero empezar a pensar

“En los extremos del hado no hay hombre tan desdichado que no tenga un envidioso, ni hay hombre tan virtuoso que no tenga un envidiado”
Pedro Calderón de la Barca

El arcón de vivencias de las personas está tantas veces completo por fenómenos psicológicos que condicionan el peso de dicho cofre. Hay gente que lleva mochilas ligeras, pero existen personas que no pueden con su espalda ante tamaño peso encima. El sobrepeso emocional lleva al sufrimiento de las personas.  Tal vez uno de los pesares que más aflijan es sufrir la desdicha propia, la carga se hace dura y pesada, aún a riesgo de perder el propio equilibrio emocional. Pero este pesar no procede de una pasión innoble, el ser humano puede albergar peores padecimientos, muchos de ellos viles, como es el caso de la envidia.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Ahora ya no llora, preso en mi ciudad

“Fe… esa facultad que nos permite creer cosas que sabemos que son falsas”
Bram Stoker

La literatura ha sido capaz, a lo largo de la historia, de generar inusual protagonismo a ciudades, pueblos, espacios o personajes que han marcado el imaginario de los lectores. Muchos de esos lugares o figuras no han existido, otros sí, y varios de aquellos existentes, quizás fueron utilizados como fuente de inspiración para montar una escenografía acorde a su obra. Sin ir más lejos en el tiempo, Javier Marías inspiró su última novela, “Berta Isla”, a caballo entre el Palacio Real y la Puerta del Sol, en Madrid. “Uno echa mano de lo que tiene cerca, es una zona que me daba mucho juego, y si me surgía alguna duda, la tenía a mano para recordar algún detalle”, recordó el escritor. Pero en el caso de esa importante novela, no perdurará en el tiempo por los lugares por donde se haya transitado ocasionalmente, sino por su trama e interpretación literaria de los estados de ánimos de los personajes. Pero hay historias que llevan siglos relacionando el lugar físico escogido con tanta o más importancia que la historia enseñada.

domingo, 22 de octubre de 2017

Pienso, luego existo

“El arte de razonar se reduce a un lenguaje bien hecho”.
Étienne Bonnot de Condillac – Filósofo de la Segunda Ilustración francesa.

Demostrando que soy un narrador cíclico, me apoyo en la entrada del sábado 7 de octubre y refresco el dicho escrito de Jorge Luis Borges: “Estoy más orgulloso de los libros que he leído que de los que he escrito”. Porque un lector entendido es aquel que ha leído y lee, una cantidad significativa de libros al año, hecho que le permite poseer un juicio propio sobre la materia que aborde, sustentado por la razón y por el refuerzo invalorable de una amplitud de miras. El problema radica en que cuando una persona lee con periodicidad, los estándares de calidad se vuelven exigentes. Y es en ese momento, que uno descubre que gran parte de las recomendaciones literarias no disimulan un mercadeo de favores, donde gran parte de lo editado, debería haber permanecido en la oscuridad de un disco duro personal y anónimo.

jueves, 12 de octubre de 2017

Soy moderno, no fumo más.

"Lo que tenemos son sistemas políticos obsoletos que no saben cómo actuar en la sociedad de la información, una sociedad que sufre un creciente malestar y altos niveles de imprevisibilidad".
Alvin Toffler (1928-2016) – Doctorado en Letras, Leyes y Ciencias.

La tecnología y su planificación necesitan de una fuerza de desarrollo y trabajo más y más especializada para el continuo crescendo modelaje del mundo. Nuestras vidas están dominadas cada vez más por las comodidades, ventajas que la ciencia y la tecnología le están generando a las sociedades. Es como un huracán imparable que no detiene su marcha ascendente, que nos impide a la mayoría bajarnos de ese vendaval, porque se supone que se corre el enorme riesgo de quedar definitivamente relegados del sistema. Pero la sensación concreta es que desconocemos absolutamente el devenir tecnológico del momento, pocas voces advierten que la excesiva demanda tecnológica lo que está logrando, en verdad, es solucionar falsos problemas.

sábado, 7 de octubre de 2017

Para juntos practicar nuevas formas de encarar

“Escuche, amigo mío: somos todos unos ladrones. Pero, a fin de cuentas, sólo seremos juzgados por dos cosas: por aquel a quien hemos elegido desvalijar y por lo que hayamos hecho con ello”.
Martha Graham – Bailarina y coreógrafa estadounidense.

Indudablemente leer es una gran conquista personal. Al acceder a un buen material de lectura, uno se concentra en el pensamiento de otra persona, lo que nos permite ampliar nuestra mira por el simple acto de apertura; pero el verdadero trabajo se genera al reflexionar y acceder a nuestro propio punto de vista, a la evaluación de lo que incorporamos. De la evaluación sobreviene la evolución.  Generalmente, el que incorpora nuevos conceptos abre la puerta de nuevas dudas, necesita otra indagación. Leer quizás te haga feliz, pero paradójicamente leer te puede hacer sentir más incompleto. Y el acto de leer no lo es todo, es fundamental que exista inteligencia.

jueves, 21 de septiembre de 2017

No vuelvas, estaré a un millón de años luz de casa

“Puede que la vida fuese difícil durante un tiempo, pero aguantaría el tipo, porque vivir en un país extranjero es una de esas cosas que todo el mundo debería probar al menos una vez. Yo pensaba que eso te completaba, puliendo los ásperos bordes provincianos y convirtiéndote en un ciudadano del mundo”.
David Sedaris – Escritor, humorista y comunicador estadounidense.
Su sola referencia le concede a veces carácter enigmático; todos guardamos memoria de ese personaje atípico en nuestro barrio, que, de diferente, recibía siempre la calificación de extranjero. No siempre son extravagantes, no tienen por qué responder a un estereotipo de aspecto excéntrico, aunque nos acerquemos a él porque nos pica la curiosidad de quizás, conocer otras maneras de vivir, de pensar, de sentir, de ser, en definitiva de confirmar el tópico o estereotipo del viajero o ciudadano forastero. Lo extraño de ser extranjero quizás radique, para algunos, en una metáfora de la experiencia antropológica en donde el hombre se ve arrojado en un mundo que no ha construido.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Porque el pueblo se lo ganó

Todo el mundo ve lo que aparentas ser, pocos experimentan lo que realmente eres.
Nicolás Maquiavelo

La balanza estuvo mal nivelada casi desde el inicio, en los primeros días. De ahí que siempre ha habido enfrentamientos, divisiones de clases. Tuvimos sociedades de cazadores o recolectores, sociedades agrarias, sociedades feudales, sociedades industrializadas y post industrializadas, sociedades esclavistas, sociedades capitalistas, es decir una variada calificación de colectivos. En todas predominó el conflicto. Intereses antagónicos e incompatibles que han conducido siempre al enfrentamiento, al recelo, al sometimiento, al dominio, al desear ser dominante. En la larga historia de nuestra humanidad, hay una palabra que no resiste archivo, es decir que siempre se ha visto utilizada por todos los sectores, para loar o para criticar, para marcar el ideal o el porqué de nunca llegar. Una palabra que llena la boca, pero una palabra que suena incompleta porque es difícil que pueda abarcar lo que en verdad dice representar: la palabra en cuestión es pueblo.